¿Qué le sucedió a Ginebra?

Anoche se queginebra con humodo envuelta en el humo de su eterno cigarro, extendiendo con su mano izquierda las cartas sobre las sábanas mientras con la otra se llevaba la botella a la boca. Inspector, al salir dejé el dinero como de costumbre sobre la mesita de noche y su corazón aún latía.

Galiana

Anuncios

Acerca de Galiana

Escritora
Esta entrada fue publicada en Fotografía, Microrrelatos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s